Takefusa Kubo, internacional japonés del Real Madrid, ha pasado este miércoles el examen médico en una clínica de Palma y ha firmado su contrato de cesión por una temporada con el RCD Mallorca en las oficinas del estadio Son Moix.

Kubo, que ya jugó en la isla en la temporada 2019-2020, llega en calidad de cedido por un año sin opción de compra por parte de la entidad balear.

El extremo nipón de 20 años, de gran actuación con su selección en los Juegos Olímpicos de Tokio y ex jugador del Villarreal y Getafe, jugó 35 partidos y marcó 4 goles en su primera etapa en el Mallorca.

En principio la entidad bermellona se haría cargo de la ficha de Kubo, unos 2 millones de euros anuales, pero no abonaría cantidad alguna por la cesión.

El deseo del futbolista asiático de regresar a la isla ha sido decisivo, ya que también otros clubes como la Real Sociedad estaban interesados en contar con él.