El Real Madrid ha logrado sacar un empate agónico 2-2 en casa ante el Sevilla, para mantenerse a la caza del Atlético de Madrid en la lucha por LaLiga.

Un partido en el que Sevilla comenzó siendo dominador en los primeros minutos, pero en el que los Merengues tendrían la más clara en primera instancia. Un tanto de Karim Benzema que fue anulado por fuera de juego previo de Álvaro Odriozola.

Casi de inmediato, los de Julen Lopetegui reaccionarían en una juagada a balón parado, sorprendiendo a la defensiva blanca para que Fernando Reges abriera el marcador a los 22 minutos.

El complemento tendría un giro radical, con el Real Madrid apretando y adueñándose del balón, algo que traería frutos a 23 minutos del final, cuando Marco Asensio, recién ingresado, recibió un excelso pase filtrado de Toni Kroos para definir con un toque ajustado al poste y poner el 1-1 parcial.

La polémica llegaría pasados los 75 minutos. Primero, un tiro de esquina en el que el balón pegó en la mano de Militao, lo cual generó un contragolpe en el que Karim Benzema terminó enfrentándose a Bono, quien derribó al francés en lo que parecía un penalti claro.

Sin embargo, el silbante tuvo que acudir al VAR para revisar ambas jugadas y tras varios minutos la decisión fue en favor del Sevilla, que se fue al frente en el marcador con gran ejecución de Ivan Rakitic desde los once pasos.

El cierre del encuentro fue dramático a más no poder y sería un disparo de Eden Hazard, desviado por Diego Carlos, el encargado de concretar el empate a dos goles a los 94 minutos de partido.

De esta forma, el Real Madrid se mantiene en la segunda posición de la tabla con 75 puntos, dos por debajo del líder Atlético de Madrid y empatado con el Barcelona, tercero. Sevilla, por su parte, continúa como el cuarto clasificado con 71 unidades.