Luego de que se diera a conocer que no habría sanción al Atlético de San Luis por los señalamientos de presuntos insultos racistas contra Félix Torres, Dante Elizalde se ha manifestado en La Última Palabra acerca de todo lo que ha envuelto a este polémico caso.

“Al
ver el estado en el que se encontraba Félix (Torres), además de la plena
confianza y la certeza que existe de que el jugador no podría estar mintiendo
en una situación así, fuimos muy claros, porque hay cosas que no se pueden
detener o no se pueden negociar, y esta es una de ellas (racismo). No podemos
ser cómplices de una situación de esa magnitud”, apuntó el presidente de los Guerreros.


Además, al ser cuestionado por Rubén Rodríguez sobre la participación de la dirigencia de Santos en la filtración de una conversación de Camilo Mayada con jugadores laguneros, Elizalde fue tajante: “Esa
reacción no es atribuible a Santos”.

Por otro lado, el mandamás del club coahuilense dejó en claro su postura ante la resolución de la Comisión Disciplinaria, evidenciando que la falta de pruebas para que hubiera una sanción, no es necesariamente equivalente a que los actos discriminatorios no hayan pasado.

 

“Lo
que tratamos de evitar es que estas situaciones se normalicen. Es evidente que,
el hecho de que no se haya podido acreditar esta situación, no significa que no
haya ocurrido”, sentenció Dante Elizalde.

VER MÁS: POR FALTA DE ELEMENTOS, COMISIÓN DISCIPLINARIA DESESTIMA SANCIÓN POR RACISMO CONTRA GERMÁN BERTERAME


El presidente de Santos Laguna también reafirmó la filosofía del club acerca del racismos y otros actos que atentan contra la dignidad humana.

 

“Tenemos
que combatir con uñas y dientes cuando se presenten cosas que atenten contra la
dignidad humana. Y siempre seremos luchadores incansables por la protección de
estos derechos y, sobre todo, por atacar firme y frontalmente este tipo de
manifestaciones”, señaló.

 

Finalmente, Sante Elizalde dejó en claro que las relaciones con Atlético de San Luis no cambiarán, al menos en lo que a Santos Laguna respecta, ya que esta situación no se trató de un enfrentamiento particular entre clubes.

“Siempre
han sido institucionales y estoy seguro que se mantendrán en ese sentido. Al
final del día no era una disputa entre clubes. Lo que nosotros pretendíamos era
encender una alarma de lo que ahí se había presentado”, concluyó.