André-Pierre Gignac sólo fue titular en el último partido de la fase de grupos de la Eurocopa 2016 con Francia, pero en los entrenamientos demuestra que está para más.

El goleador de los Tigres tomó turno para rematar pases del entrenador Didier Deschamps, y en uno de los servicios golpeó el balón de derecha y salió un trallazo que venció al guardameta.