Un batazo bastante saludable de Jorge Soler condujo a los Bravos a un estupendo comienzo de la Serie Mundial.

En su primer juego de inicio desde que dio positivo de COVID-19, el cubano se convirtió en el único pelotero que ha bateado un jonrón en el turno inicial de una Serie Mundial.

Atlanta se sobrepuso a la pérdida del lanzador Charlie Morton por una fractura en una pierna, y venció 6-2 a los Astros de Houston en el Juego 1 que se disputó en Minute Maid Park de Houston, Texas.

Apoyados por una buena labor del bullpen, un cuadrangular de dos carreras de Adam Duvall y un elevado de sacrificio de Freddie Freeman, los Bravos navegaron tranquilos, en su primera aparición dentro del Clásico de Otoño desde que Chipper Jones y los Tres Ases del montículo brillaban con el equipo en 1999.

El venezolano José Altuve, el boricua Carlos Correa y los demás Astros lucieron extraviados en la caja de bateo. Ésta es su tercera Serie Mundial en cinco campañas, y su primera desde que estalló el escándalo de robo de señales.

Por los Astros, el cubano Soler de 5-2 con una anotada y dos impulsadas. El puertorriqueño Eddie Rosario de 5-2 con una anotada.

Por los Astros, el venezolano Altuve de 5-0. Los cubanos Yordan Álvarez de 3-1 con una anotada, Yuli Gurriel de 4-2. Los puertorriqueños Correa de 3-0 con una remolcada, Martín Maldonado de 2-0.

Después de que Charlie Morton no pudiera completar las cinco entradas, A.J. Minter cargó con la victoria; mientras que Framber Valdez fue el pitcher derrotado.

Para mañana, los Astros depositarán la confianza en el montículo al mexicano José Urquidy, mientras que Max Fried abrirá para Braves.

AP