El Olympique de Marsella (OM) salió a su vez en apoyo de su
defensa español Álvaro González, al que el delantero brasileño Neymar
había acusado de racista al asegurar que durante el partido del domingo
le llamó "mono hijo de puta".

"Álvaro González no es racista. Nos
lo ha demostrado en su comportamiento diario desde su llegada al club y
así lo han afirmado ya sus compañeros", indicó su equipo en un
comunicado.

El desencuentro entre ambos jugadores en el partido
de ayer, que el París Saint-Germain (PSG) perdió por 0-1, saltó este
lunes a sus respectivos clubes cuando estos salieron en defensa de sus
futbolistas.

"No hay lugar para el racismo en la sociedad, el
fútbol y nuestras vidas", dijo el PSG, que en su comunicado pidió "que
todo el mundo se pronuncie contra todo tipo de racismo".

Neymar
recibió una tarjeta roja después de que los responsables del VAR
pidieran al árbitro que revisara una imágenes en las que cacheteaba
repetidamente la cabeza de González.

"Ahora quiero ver la imagen
del racista llamándome 'mono hijo de puta'… Yo fui expulsado ¿y él?",
dijo en Twitter el jugador brasileño, quejándose de la actuación
arbitral.

Antes de que el OM intercediera a su favor, el defensa
central español había negado tener ese comportamiento racista: "No
existe lugar para el racismo. Carrera limpia y con muchos compañeros y
amigos en el día a día", sostuvo.

El encuentro, que supuso la
primera victoria del OM sobre el PSG desde 2011, terminó con las
expulsiones de Neymar, Kurzawa y el argentino Paredes por el equipo
parisino y de Amavi y el también argentino Darío Benedetto por los
marselleses.

La LFP se reunirá este miércoles para decidir las
sanciones a esos cinco jugadores expulsados y determinar el número de
encuentros al que podrían ser vetados. La reunión podría ocuparse
también de las acusaciones de racismo.

El Marsella añadió en su
nota que está a dispuesto a cooperar plenamente con la comisión de
disciplina en su investigación y consideró que la polémica desatada "es
grave".

El equipo condenó entre otros puntos "la difusión de
números de teléfono privados de Álvaro González y su entorno en los
medios y las redes sociales brasileñas", lo que según su comunicado ha
provocado que hayan recibido amenazas de muerte.

El OM se
autocalificó además de símbolo del antirracismo en el deporte
profesional francés, "dada su historia y la de la ciudad de Marsella, la
diversidad de sus tribunas y la lucha sin descanso que ha tenido desde
siempre para erradicar esa plaga".

LOS COMUNICADOS DE PSG Y MARSELLA: