El París Saint-Germain sigue trabajando en la renovación del contrato de
Kylian Mbappé, que acaba en junio de 2022 pero, según el diario Le
Parisien, si algún club quiere contratarlo a fines de esta temporada
tendrá que desembolsar 200 millones de euros.

El rotativo señala
que es el precio aprobado por el club con el consentimiento de las
autoridades de Catar, propietarios de la entidad parisiense desde 2011.

A
punto de completar su cuarta campaña con la camiseta del club de la
capital francesa, el jugador, de 22 años, da pocas pistas sobre sus
intenciones y asegura que se encuentra "en plena reflexión".

La
intención del club, según Le Parisien, es que el jugador firme un nuevo
contrato de larga duración y convertirle en la pieza clave de su
proyecto para los próximos años.

Por eso le han puesto un precio
elevado en tiempos de cinturones apretados a causa de la pandemia de
covid-19 y la consiguiente caída de ingresos de los clubes.

Le
Parisien señala que renovarle es la prioridad, incluso por delante del
fichaje del argentino del Barcelona Lionel Messi, cuya llegada solo se
plantarían si Mbappé decidiera salir del PSG.

Porque la
prolongación del contrato del brasileño Neymar está a punto de ser
finalizada y el club no se puede plantear juntar tantos salarios
elevados sin contravenir el equilibrio financiero que exige la UEFA.

Mbappé, con el salto de calidad y protagonismo que ha tenido, aspira a un salario de unos 30 millones de euros brutos.

Según
el rotativo, cuatro clubes se podrían plantear el fichaje de Mbappé en
estos momentos, después de que el Barcelona se haya caído de la lista
por sus problemas financieros: Real Madrid, Liverpool, Manchester City y
Juventus de Turín, en caso de que el portugués Cristiano Ronaldo cambie
de aires.

Todos ellos tienen la potencia y el respaldo
financiero para hacerse con el francés en un compromiso a largo plazo,
aunque sería una operación de muchos años.

Le Parisien indica que
si hace unos meses el jugador daba prioridad a renovar en el club de su
región, las cosas no están tan claras ahora: "Si hay una tendencia,
apunta más a la idea de una nueva aventura, un nuevo reto".