Las bancas se vaciaron durante el encuentro que los Dodgers de Los Ángeles ganaron 5-2 a los Astros de Houston.

Fue el primer enfrentamiento entre ambos equipos desde que se reveló
que los Astros habían robado señales durante la temporada de 2017, en la
que derrotaron a los Dodgers en la Serie Mundial.

Joe Kelly, relevista de Los Ángeles, hizo lanzamientos altos y
pegados a Alex Bregman y al boricua Carlos Correa en la sexta entrada.

Los Dodgers tenían una ventaja de 5-2 tras anotar cinco veces en el
quinto episodio. Kelly, quien estuvo con Boston en 2017 y enfrentó a
Houston también en esa postemporada, lanzó a la espalda de Bregman para
la cuarta bola.

Bregman hizo una mueca luego de saltar para que la pelota no lo impactara. Luego, trotó hacia la inicial.

Había dos outs en el inning, cuando Kelly tiró una curva a la cabeza
de Correa. El puertorriqueño, quien disparó un jonrón y totalizó tres
imparables, se quitó el casco y se quedó mirando a Kelly, antes de
continuar el turno.

Kelly lo terminó
ponchando, antes de mostrar la lengua y hacer un gesto en dirección de
Correa, quien comenzó a avanzar hacia el pitcher. Los peloteros
comenzaron a discutir, y las bancas se vaciaron, en el primer altercado
de este tipo en la campaña abreviada por el coronavirus.

Hubo discusiones entre jugadores que estaban muy cerca uno del otro,
infringiendo las reglas de las mayores, que tratan de rescatar una
campaña de 60 juegos en medio de la pandemia. Sin embargo, el conato de
riña no pasó a mayores.

El triunfo fue
para el venezolano Brusdar Graterol (1-1), quien recetó dos ponches en
la quinta entrada. Kenley Jansen aportó el salvamento, al permitir un
hit en la novena.

La derrota fue al registro del dominicano Framer Valdez (0-1).

Por los Dodgers, el puertorriqueño Kiké Hernández de 4-1 con una anotada.

Por los Astros, el venezolano José Altuve de 4-0. El cubano Yuli
Gurriel de 2-0. Los boricuas Correa de 4-3 con una anotada y dos
impulsadas, Martín Maldonado de 3-0.