La tranquilidad del primer día libre en la concentración de la Selección Española se alteró con la peor de las noticias posibles. El coronavirus entró en la burbuja de la Ciudad del Futbol y afectó a un jugador tan importante como el capitán Sergio Busquets, trasladado inmediatamente a Barcelona, mientras que el resto de sus compañeros quedan confinados a ocho días de su estreno en la Eurocopa.

Los 24 internacionales habían comenzado la mañana realizando un test PCR para la disputa del segundo y último amistoso de preparación rumbo a la Eurocopa, en Butarque contra Lituania. Seis días después de haberse iniciado la concentración, nadie temía por un resultado positivo en los test.

A primera hora de la tarde saltaban todas las alarmas y la Selección Espñola recibía la noticia. Un jugador había dado positivo por COVID-19. Todos, más el cuerpo técnico encabezado por el seleccionador Luis Enrique Martínez, quedaban aislados en sus respectivas habitaciones tras la comida.

“La RFEF lamenta comunicar que su capitán Sergio Busquets ha dado resultado positivo en el último test PCR que se le ha realizado esta mañana en la concentración de la Selección nacional en Las Rozas. El resto de los integrantes de la concentración, han resultado todos negativo”, informó la Federación pasadas las 22:00 horas locales.

Las primeras decisiones en unas horas repletas de incertidumbre fueron comunicar al técnico de la Sub-21, Luis de la Fuente, que tendrá que dirigir el partido amistoso contra Lituania en Butarque y volver a convocar a sus jugadores que acaban de ser eliminados en  semifinales del Europeo de la categoría para que no se cancele el encuentro.

“Los servicios médicos de la Federación han adoptado todas las medidas necesarias ante un caso de estas características de acuerdo con los protocolos que marcan tanto el Ministerio de Sanidad como la UEFA, de modo que el futbolista ha abandonado la concentración en un vehículo medicalizado”, informó el comunicado.

Los futbolistas se someterán a nuevos test para estudiar al detalle la evolución individual de cada uno. Hasta 12 de los 23 que permanecen concentrados y aislados en sus habitaciones, ya han superado en una ocasión la COVID-19 durante esta temporada.

Mientras, la Federación no descarta oficialmente a Busquets para la Eurocopa pese a la situación en la que queda el jugador y, de momento, Luis Enrique no ha decidido un sustituto.

“Se valorarán próximamente las medidas deportivas oportunas en función de la evolución del capitán de la Selección Nacional”, añadió La Roja.

El resto de internacionales, “aislados por prevención”, pasarán a entrenarse de manera individual bajo “rutinas de entrenamientos personalizadas” que les facilitará el cuerpo técnico vía móvil. La preparación de la Eurocopa queda gravemente afectada y no podrán jugar el segundo test en el que Luis Enrique iba a probar a los futbolistas que no jugaron ante Portugal, en la que será única prueba antes del debut en la Eurocopa el 14 de junio.

La Federación ha suspendido todos los actos que estaban planificados para en la Ciudad del Futbol, dos eventos con patrocinadores y la presencia de cuatro jugadores más la rueda de prensa de Luis Enrique, así como todas las entrevistas de internacionales con medios de comunicación.

El cambio de protagonistas del partido del martes en Butarque provoca que la RFEF anuncie que devolverá el dinero a todo aquel aficionado que no quiera acudir a presenciar el encuentro que jugará la Sub-21 o rebajará un 20% el precio a los que acudan al estadio.

Ver más: ¿CARLOS TÉVEZ AL AMÉRICA? LAS POSIBILIDADES DE QUE EL EX DE BOCA JUNIORS LLEGUE AL CONJUNTO AZULCREMA