En el circuito de La Sarthe, Porsche consiguió su decimooctavo triunfo en las famosas 24 Horas de Le Mans, luego de sobrevivir a un apasionante cierre de carrera.

Toyota fue el gran líder durante las últimas horas de la competencia, pero a falta de solo tres minutos, el híbrido japonés perdió potencia y se detuvo completamente, permitiéndole a la marca alemana recuperar el primer lugar y consagrarse una vez más.

Romain Dumas, Neel Jani y Marc Lieb, quienes lograron la pole en la clasificación del miércoles y jueves, se consagraron a bordo del 919 Híbrido.