Tremendo final en el GP de Austria con los pilotos de Mercedes.

Nico Rosberg y Lewis Hamilton volvieron a tener una batalla en el asfalto, y que terminó con un accidente entre los dos mejores pilotos de la temporada.

El alemán llevaba la delantera; sin embargo, el campeón quiso adelantarlo en la última vuelta cuando se dio el contacto.

Al final, Rosberg fue el que salió más dañado al romperse su alerón delantero; y con ello, en lugar de ser el ganador, cruzó la meta en cuarto lugar.

¿DE QUIÉN FUE LA CULPA?