El entrenador del París Saint-Germain, Mauricio Pochettino, aseguró que los robos en las viviendas del jugador Ángel di María y del padre de Marquinhos el pasado domingo mientras afrontaban al Nantes en el Parque de los Príncipes afectó a todo el grupo hasta el punto de que no pudieron remontar el resultado.

“Somos un equipo unido en el que el impacto ha sido para todo el grupo, todo el mundo lo ha sentido como propio, es la forma en la que lo ha sentido el equipo”, aseguró el técnico argentino.

El equipo fue informado del robo durante el partido, lo que motivó que Di María fuera sustituido y, según el técnico, afectó a la moral de todo el equipo.

“Si no hubiera pasado eso, en la segunda parte habríamos ganado y ahora estaríamos en cuartos de final de la Liga de Campeones, seríamos líderes de la liga y afrontaríamos la Copa de Francia”, agregó.

“Eso nos muestra como puede cambiar todo en tan poco tiempo por cosas extradeportivas. Hoy el grupo está mejor y esperamos que mañana pueda estar con nosotros Ángel y Marquinhos”, aseguró.

El suceso afectó también a los familiares de los otros jugadores, comentó el entrenador, que señaló que ahora todos están en buenas condiciones.