Desde sus días como jugador del Bayern München, Phillip Lahm emanaba intelecto. Hoy, a casi 4 años de su retiro, sigue brindando su conocimiento a través de la pluma.

Lahm ahora plasma sus ideas en columnas para el diario alemán Zeit. En su último texto, el excapitán de la selección germana rinde un inspirado homenaje a quien fuera su entrenador en el Bayern München, Pep Guardiola.

“Pep Guardiola es un técnico destacado porque no eleva su sistema por encima de sus jugadores. Entiende de qué se trata el futbol: talento, creatividad, individualidad”, dice Lahm en su introducción.

Agregando que “algunos entrenadores reducen la complejidad del fútbol. Guardiola quiere gobernarlos. Puede comparar su tarea con un gran maestro de ajedrez o con un director que da vida a cada músico y cada instrumento”.

Lahm describe a Guardiola como alguien que sabe adaptarse a lo que lo rodea, no trata de acomodar todo a su deseo. Pero, ojo, no significa que no tenga el control, todo lo contrario.

“Todos los días trabaja en la tarea de cada individuo. Lo hace con una pasión que nunca he experimentado en ningún otro. Hasta que todos, incluidos los que no tienen oportunidades, sepan que el entrenador tiene razón. Eso le da una autoridad absoluta. Pep demuestra ser leal con todos, da seguridad a todos”.

Aprovechando la ventaja que el Manchester City de Guardiola sacó en el juego de ida de semifinales de la UEFA Champions League ante el PSG, Lahm ahondó en el tema de dicha competición.

“Para ganarla se necesita suerte en el sorteo y en los partidos eliminatorios. Los jugadores talentosos son muy importantes también. En Barcelona, disponía de cuatro o cinco de este calibre, que solían ser elegidos en el mejor once del mundo. En Manchester no tiene eso, a pesar de las grandes inversiones”.

Finalmente, Lahm insistió en recordar la etapa de Guardiola en Barcelona destacando la labor que hizo convirtiendo a Lionel Messi en un prodigio del futbol actual:

“Dejó que Lionel Messi, que se convirtió en una especie de maravilla del mundo a sus órdenes, reinterpretara al delantero centro. Simplemente sabe que los grandes partidos los deciden los grandes jugadores. La creatividad que resulta de la calidad individual es más importante que un esquema. Pep Guardiola rinde homenaje a sus jugadores y no se eleva por encima de ellos ni de ningún sistema 4-3-3 o 3-5-2. Es su amigo, es su sirviente”.