¡Qué drama surgió en Monday Night RAW! 

La noche se tornó tensa cuando Matt Hardy apareció en el escenario, con un collarín y su evidente baja física; sin embargo, eso no le importo.

Randy, aún así, trató de mantener mesura, pero la cabeza fría se transformó en un hervidero de furia que no acabó nada bien para Matt. 

Incluso, Hardy fue advertido: “¿Qué harás si decido hacerte un RKO?” 

A partir de ahí, Hardy no tuvo oportunidad: un par de sillazos brutales, uno con el cuello de Matt en las escaleras metálicas para aumentar el castigo; “lo siento, lo siento”, lanzó un Randy que dejó a todos confundidos en el recinto.