Patrik Schick, delantero de la República Checa, marcó a Dinamarca su quinto tanto de la Eurocopa e igualó dos registros:

A Cristiano Ronaldo en la cabeza de la tabla de máximos anotadores y a su compatriota Milan Baros, que con cinco aciertos en Portugal 2004 tenía el récord de más goles en un mismo torneo de un jugador del país centroeuropeo.

Patrik Schick ya no podrá aumentar sus estadísticas. Eliminado tras caer 1-2 ante Dinamarca, marcó su último gol de la Eurocopa en cuartos de final al inicio de la segunda parte del choque ante Dinamarca con un buen remate desde dentro del área que batió a Kasper Schmeichel.

En anteriores encuentros, el delantero del Bayer Leverkusen perforó las redes de las porterías de Escocia (doblete) y de Croacia en la fase de grupos y de los Países Bajos en los octavos de final para igualar en cabeza a Cristiano Ronaldo, que abandonó la competición en octavos de final.

Schick también igualó la marca que consiguió Milan Baros en 2004. En aquella edición, la República Checa fue tercera y a lo largo de sus encuentros, Baros batió a Letonia, a los Países Bajos y a Alemania en la fase de grupos. Cerró su racha de goles con dos a Dinamarca en los cuartos de final.

Grecia, en semifinales, se cruzó en el camino de Baros y tras ganar 1-0 impidió al ex jugador del Liverpool aumentar su renta. 17 años después, Schick inscribió su nombre en la historia de la selección de su país. 

TE PUEDE INTERESAR: Dinamarca vs República Checa: ¡El corazón danés late bien fuerte!