Al arranque del segundo tiempo Pepe le cometió a Fernando Torres una falta dentro del área merengue que fue juzgada como penalti a favor del Atlético.

Griezman fue el encargado de cobrar la pena máxima, se perfiló y tiró con potencia al centro pero su remate pegó en el travesaño y salió