Se rompió la interminable sequía de la Máquina Cementera de Cruz Azul. Fueron más de 23 años, pero los héroes de apellido Corona, Rodríguez, Romo, Pineda, Aguilar, entre otros, lo consiguieron.

Este último, de nombre Pablo, cree que es momento de pasar página y no casarse con el éxito.

“Tenemos que volver a ser un equipo humilde. Volver a escribir una nueva historia”, dijo el defensa hoy en conferencia ante los medios.

Queda clara la mentalidad de uno de los líderes en el equipo Azul, y es notorio que trata de transmitirla a sus compañeros, sobre todo a los más jóvenes.

“Hay oportunidad, para los que no venían jugando, de mostrarse.”, señaló el paraguayo. 

Con las ausencias de Luis Romo, Orbelín Pineda y Sebastián Jurado en compromisos de Selección Mexicana, aunado a la lesión de Jesús Corona, la Máquina necesita que los jugadores con poco protagonismo tomen el timón del barco.

El arranque de un nuevo torneo en la Liga MX no fue el esperado. En la Jornada 1, el equipo de Juan Reynoso no pudo ante un Mazatlán FC que sigue buscando identidad y cayó en el Estadio Azteca.

“Hay que pisar tierra para seguir consiguiendo cosas importantes”, concluyó Pablo Aguilar.