Ottman Azaitar, peleador del peso ligero en la UFC, fue cortado de la organización tras no seguir el protocolo de salud por COVID-19 en Abu Dhabi.

Azaitar tenía una pelea organizada este sábado en UFC 257 ante Matt Frevola, pero la noticia de que había sido dejado ir fue anunciada en los pesajes del viernes.

La compañía confirmó que la baja del alemán-marroquín fue debido a que desobedeció “protocolos de salud y seguridad”.

Dana White, presidente de la UFC, explicó cómo llegó a la decisión, detallando que Azaitar ayudó a personas ajenas a la compañía y al evento a ingresar al hotel de forma ilegal.

“Él y su equipo se cortaron las pulseras, se las dieron a alguien afuera de la burbuja, ni sé cómo”, declaró White a BT Sport.

“El tipo (acompañante de Azaitar) se las pegó en la muñeca, llegó con una bolsa, se metió a un cuarto, recorrió cuatro balcones por afuera, se metió al cuarto de Azaitar, dejó la bolsa, se cambió de ropa y se fue”, detalló el ejecutivo. 

De esta forma, Frevola enfrentará a Arman Tsarukyan en la batalla de las 157 libras. Tsarukyan tenía agendada una pelea ante Nasrat Haqparast pero el alemán se tuvo que retirar por razones de salud. 

“Cuando la seguridad trató de pararlo, no quiso detenerse… Está fuera. Ya no es un peleador de la UFC y no peleará esta noche (sábado)”, agregó White. 


La noticia significa un duro golpe para Azaitar, que lleva 13 peleas invicto en las artes marciales mixtas y ganó sus primeros dos encuentros en la UFC vía nocaut.