Justo a tiempo, Carlos Correa y los Astros de Houston despertaron a la ofensiva.

De haber esperado un poco más, la Serie Mundial habría terminado.

Aturdidos por el grand slam de Adam Duvall en la primera entrada, Correa y Alex Bregman salieron de su mal momento ofensivo en un parpadeo. Siguieron atacando, rehusándose a permitir que se les escapara la temporada y viniendo de atrás para vencer el domingo 9-5 a los Bravos de Atlanta y reducir su desventaja en la Serie Mundial a 3-2.

Los Bravos podrían no admitirlo, pero es una derrota muy dolorosa.

Correa, elevado al tercer turno del orden al bate para el juego 5 mientras que Bregman fue enviado a la séptima posición, apilaron tres imparables cada uno. Martín Maldonado encontró tres maneras distintas de producir carreras y el emergente Marwin González disparó un sencillo de dos carreras con dos outs en el quinto episodio para poner a Houston al frente 7-5.

El duelo de relevistas se convirtió en el primer partido de grandes anotaciones en este Clásico de Otoño, y el equipo más productivo a la ofensiva durante la campaña regular en las Grandes Ligas lo ganó.

El mexicano José Urquidy se llevó su segunda victoria de la Serie Mundial con una entrada en blanco.

No podían contener a los Astros para siempre, y un desfile de lanzadores de los Bravos lo averiguó a medida que el partido se hacía viejo. La derrota fue para A.J. Minter, quien admitió tres carreras limpias en una entrada de labor.

Por los Astros, los puertorriqueños Martín Maldonado de 3-1 con tres impulsadas; Carlos Correa de 5-3 con dos producidas y una anotada. Los venezolanos Marwin González de 1-1 con dos producidas; José Altuve de 5-1 con dos anotadas. Los cubanos Yulieski Gurriel de 5-3 con una impulsada y dos anotadas; Yordan Álvarez de 5-0. El dominicano Framber Valdez de 1-0.

Por los Astros, el cubano Jorge Soler de 5-1. El puertorriqueño Eddie Rosario de 2-0 con una anotada. El venezolano Ehire Adrianza de 1-0.

AP