Otro miembro del equipo olímpico de Uganda que llegó la semana pasada a Japón para entrenar de cara a los Juegos Olímpicos de Tokio ha dado positivo en covid-19, informaron las autoridades del municipio de Izumisano, donde se hospedan.

Se trata de un atleta y del segundo positivo en la delegación de nueve miembros que viajó al país para ultimar su entrenamiento, según recogió este miércoles la cadena pública NHK.

El deportista dio positivo en una prueba PCR realizada en la víspera y cuyo resultado se conoció hoy. Es asintomático, aunque será ingresado en un hospital o clínica para hacer seguimiento.

Este caso se ha detectado días después de que un entrenador del equipo diera positivo en las pruebas que se les realizaron en el aeropuerto al llegar al archipiélago el día 19.

Las autoridades japonesas denegaron la entrada en territorio nipón al entrenador, que fue enviado a unas instalaciones médicas especiales para este tipo de casos.

Los ocho deportistas, entre ellos el nuevo positivo, y un funcionario de Izumisano se mantenían en observación en un hotel.

La comitiva del país africano incluye boxeadores, levantadores de pesas, nadadores y entrenadores.

El entrenador ugandés fue el primer positivo en covid detectado en los test obligatorios a los que deben someterse todos los participantes foráneos en los Juegos, y se registró en el segundo equipo que aterrizó en territorio nipón de cara al evento deportivo, tras el combinado australiano femenino de sóftbol.

Todo el equipo ugandés había sido inoculado con las dos dosis de la vacuna de AstraZeneca y contaban con un certificado de haber dado negativo en un test del virus en las 72 horas previas al viaje.

Los deportistas, además, se sometieron a una doble prueba del virus tras su llegada a territorio japonés, en el marco de las estrictas medidas anticontagios que imponen los organizadores, en las que todos dieron negativo.

Los organizadores eximen a los atletas extranjeros de las dos semanas obligatorias de cuarentena al llegar al país con la intención de que puedan entrenar y prepararse para los Juegos, siempre que den negativo en test diarios y cumplan las fuertes restricciones sobre sus actividades y desplazamientos.

Los Juegos de Tokio, que arrancarán el próximo 23 de julio, se celebrarán en un formato “burbuja” y no contarán con visitantes extranjeros por decisión de las autoridades de Japón.

Los organizadores han decidido admitir hasta un máximo de 10.000 espectadores en las gradas de los Juegos, tras la relajación de restricciones en el área capitalina, aunque se reservan el derecho a celebrar competiciones a puerta cerrada si repuntan los contagios.

EFE