Los cuartos de final de la UEFA Champions League entre el campeón defensor, Bayern München y PSG iniciaron con una densa nevada cayendo en casa de los teutones.

Uno de los juegos más atractivos de la ronda se enfatizó con el regreso de Neymar con los parisinos y un Bayern München que no perdía en el torneo desde hace 19 partidos.

El juego apenas comenzaba cuando, tras un tiro de esquina, Choupo-Moting mandó un balón al travesaño que defiende Keylor Navas.

Pero el equipo visitante respondió de inmediato y al minuto 3, Neymar lideró un contragolpe parisino que terminó con Mbappé enviando el balón al fondo de la portería, entre las piernas de Neuer.

Bayern se fue adelante buscando el empate, lo que abrió espacios en la defensa Teutona, la delantera del PSG se aprovecharía de los espacios y Draxler mandó otra vez el balón a las redes, pero el tanto sería anulado por fuera de lugar.

El equipo alemán siguió en búsqueda de la anotación, pero Keylor Navas se vestiría de héroe en varias oportunidades, al minuto 18 el tico detuvo el balón en la línea, tras un cabezazo de Goretzka y mantuvo el marcador 0–1 a favor de PSG.

A pesar del control del Bayern el resultado seguía a favor de la visita, que se aprovechaba de los espacios en la defensa teutona para generar peligro.

Al 27’ llegó el segundo tanto para el PSG de los pies de Marquinhos, que tras un pase de Neymar quedó solo ante el marco de Neuer, quien nada pudo hacer para evitar la anotación. PSG ya ganaba 0 – 2.

Sin embargo, el propio Marquinhos tuvo que dejar el juego al minuto 29, al salir tocado del terreno de juego y dejar su lugar a Ander Herrera. Bayern München hizo lo propio y respondió con la entrada de Alphonso Davies por Leon Goretzka.

PSG bajó la intensidad del juego, lo que permitió que el equipo teutón se fuera más al frente y consiguiera el gol que los metió al marcador al 36’ tras un centro preciso de Pavard que Eric Maxim Choupo-Moting envió al fondo de las redes. Bayern descontaba 1 – 2.

Antes de terminar el primer tiempo, el técnico alemán quemará un segundo cambio, con la salida de Niklas Sule que fue sustituido por Jerome Boateng. Los primeros 45 minutos terminaron con los locales buscando el empate, pero con una gran actuación de Navas bajo los tres palos.

París Saint-German inició el segundo tiempo con un cambio en el sector defensivo, con la salida de Abdou Diallo por Mitchel Bakker. Sin embargo, los parisinos no se tiraron atrás y siguieron en búsqueda de ampliar el marcador.

Mbappé peleó por un balón ante Sané que permitió a Neymar disparar al marco de Neuer, quien evitó que el balón se fuera a las redes.

La respuesta de los ‘Bávaros’ no tardó en aparecer y al 52’ Keylor Navas se vistió de héroe en dos ocasiones, primero sacando un disparo de larga distancia por parte de Alaba, después deteniendo un tiro de Pavard dentro del área.

El encuentro se convirtió de ida y vuelta, con ambas escuadras generando ataque a lo largo del terreno de juego, hasta que Mbappé encontró un pase filtrado que lo dejó solo frente al arquero alemán, quien se plantó y evitó el tercer tanto para el equipo francés.

Aún abajo en el marcador, Bayern München tiene un balón detenido cerca del área del PSG, que Kimmich mandó cerca del punto penal, donde Thomas Müller cabeceó directo al marco de Navas, anotando el gol del empate. Los defensores parisinos reclamaron un fuera de lugar, pero el arbitro no lo concedió, el marcador era 2 – 2.

Un fuerte cabezazo hace que Müller sangre de forma escandalosa, tiene que abandonar el terreno de juego al 65, pero regresará a los pocos minutos.

Minutos más tarde, Kylian Mbappé dio un golpe duro en la serie, quien entró al área con el balón, recortó a Boateng y se encontró todo el marco a su disposición, así que disparó y venció al guardameta para anotar el tercer gol del PSG, colocando el marcador 2 – 3, con la visita otra vez al frente.

Se acababa el tiempo y la defensa parisina se cerró; sin embargo, los alemanes querían el del empate, pero protegieron el contragolpe de la visita que ya les ha hecho daño. El marcador siguió sin moverse, y el balón llegó de lado a lado, pero sin mayor peligro para los arqueros.

La polémica llegó en el ocaso, cuando al 88′ Kimmich desbordó en el área grande y mandó un centro; empero, la esférica tocó la mano de Ander Herrera a lo que pedían un penalti, pero no fue concedido y Choupo-Moting vio la tarjeta amarilla.

La pizarra no se movió más, y con un 2 – 3 a favor de la visita; PSG se fue con la ventaja de un gol al juego de vuelta, además de tener 3 goles de visitante, por lo que Bayern München tendrá que ir por el triunfo obligatorio en la cancha de los parisinos.