Un partido de la tercera división de Alemania tuvo que ser suspendido el domingo debido a los insultos racistas contra un jugador visitante.

El árbitro Nicolas Winter interrumpió en primera instancia el duelo entre MSV Duisburgo y Osnabrück a los 35 minutos por los cánticos de simio hacia el delantero Osnabrück Aaron Opoku.

“Se cobró un tiro de esquina para Osnabrück, y cuando el jugador quiso ejecutarlo, se hicieron ruidos de simio desde las gradas. Lo notó de inmediato al igual que el referí asistente. Ambos me lo describieron”, dijo Winter.

“Teníamos que reaccionar y me percaté lo afectado que él (Opoku) estaba”, añadió.

Osnabrück no quiso seguir jugando y el partido fue suspendido definitivamente 10 minutos después. El marcador estaba 0-0.

“Osnabrück – y eso es algo que se entiende perfectamente — no podía competir. El jugador está destrozado y todos — todo el equipo — quedaron perturbados. Honestamente, nosotros también tras este insólito incidente”, dijo el encargado de prensa de Duisburgo Martin Haltermann a Magenta TV.

El director ejecutivo de Osnabrück Michael Welling señaló que no había forma de continuar el partido.

“Aaron estaba muy apesadumbrado y no podía seguir jugando”, dijo Welling.

Añadió que Leroy Kwadwo de Duisburgo también fue víctima de insultos racistas cuando los jugadores se aglomeron cerca de la banda tras el primer incidente racista.

La mayoría de los aficionados de ambos equipos se pronunciaron en contra del racismo y gritaron “Nazis fuera”, entre otros cánticos. También se hizo sonar una canción anti Nazi de la banda alemana Die Ärzte por los parlantes del estadio.

TE PUEDE INTERESAR: Lucas Vázquez: “Seguimos líderes y con buenas sensaciones”