Agustín Orión cometió el error que terminó de lapidar las chances de Boca Juniors en esta Copa Bridgestone Libertadores, pero no fue la primera vez que falló en una instancia similar.

En 2008, San Lorenzo soñaba con ganar su primera Libertadores, pero el arquero hizo una extraña jugada en su área y Claudio Bieler no dejó pasar la chance.

Lo particular es que había sido ante un rival ecuatoriano, por la misma competencia y en condición de local, como ante Independiente del Valle.