Los dueños no cedieron ante la presión del Ascenso MX y se llegó a una conclusión: No habrá descensos ni ascensos.

En videoconferencia, Enrique Bonilla confirmó la decisión que se tomó en la asamblea, quienes consideran que hay que sanar las arcas tras la crisis económica que golpea al mundo por el COVID-19.

"La crisis sanitaria que hoy afecta al mundo, y el fútbol no es la excepción. Todos estamos ansiosos de regresara a las canchas y estadios, pero estamos a la espera que la contingencia nos lo permita, la salud es primero", insistió.

Por ello, se determinó hacer un proyecto para fortalecer las diferentes categorías: "El momento que vivimos nos obliga a tomar decisiones para el fútbol mexicano".

Y es que de acuerdo con el Presidente de la Liga MX, el Ascenso MX ya no es un producto atractivo.

"La división ha perdido ingresos en derechos de televisión, patrocinios y venta de boletos. La asistencia a los estadios ha descendido notablemente"

Agregando que ninguno de los clubes cumplen para tener un lugar en Primera División, ya que "queremos evitar problemas de solvencia como en clubes pasados; y por eso establecimos un sistema integral de certificación, el cual no fue aprobado en 9 de los 12 clubes".

Respecto a la conclusión que se llegó, Enrique Bonilla recalcó que los clubes del Ascenso MX cuentan con un déficit de 25 millones de pesos en promedio, y ante ello se tomó la decisión de "eliminar el ascenso y descenso en lo que se consuma el proyecto, que consta de cinco temporadas".

Ante ello, también se terminará el Clausura 2020: "Damos por terminado el torneo del Ascenso MX sin que haya campeón".

Por otra parte, Bonilla confesó que "se elimina la regla de menores en la Liga MX para la temporada 2020-21".

Para finalizar, "se destinarán 60 millones de pesos en partes iguales a los 12 clubes en este torneo".

Y a la postre se "darán 240 millones de pesos anuales durante las siguientes temporadas (20 millones de pesos anuales por club) para la formación de los equipos".