El Wolverhampton ha prohibido a sus jugadores ir de compras y al supermercado al confirmar miedos sobre un posible contagio de COVID-19.

Casos del coronavirus en el Reino Unido han ido a la alza al encontrarse una nueva forma del patógeno, algo que buscará prevenis el club inglés.

“Desde el principio de la pandemia, nuestros trabajadores en la cocina han juntado una caja grande de las necesidades básicas; durante el punto alto de la pandemia, todos la tenían”, declaró Nuno Espírito Santo en conferencia de prensa.

“Cuando todo comenzó a mejorar, dijimos: ‘OK; ya son libres para salir y hacer sus propias compras”, agregó el técnico luso.

Pero entonces comenzaron a presentarse las alzas en casos. Espírito Santo detalló que Wolves no puede perder a ningún jugador y que las medidas sanitarias en el club no se han relajado.

“Ahora los niveles incrementaron y hay una nueva variación de la cual todos están preocupados… jugadores y sus familias no están yendo a los supermercados. Tenemos a gente que va de compras y va al supermercado por ellos”, comentó el técnico.

Tras las nuevas restricciones en el Reino Unido por el COVID-19, jugadores de la Premier League en ciertas áreas de Inglaterra deben realizar el examen de detección dos veces a la semana.

La última ronda de exámenes en la liga inglesa regresó siete casos positivos.