Tres semanas después de la final de la UEFA Champions League, el Paris Saint-Germain volvió a enfrentar un partido altamente competitivo: Le Classique, contra el Olympique Marseille. 


El encuentro, victoria 1-0 para ‘Les Olympiens’ en el Parc des Princes, se calentó durante la primera mitad tras un encontronazo entre Ángel di María y Álvaro González, defensor central del Marseille.

Di María pareció escupirle al defensor español, y poco después jugadores de ambos equipos se juntaron cerca del cuarto árbitro en el principio de una gresca.

Fue entonces que Neymar comenzó a gritar: “Racismo, no. Racismo, no”, acusando a González de actos racistas dentro del campo. A lo que se refería el brasileño no fue inmediatamente evidente, pero ahí no se calmaron los ánimos.

VER MÁS: KYLIAN MBAPPÉ PREPARARÍA SU ADIÓS DEL PSG LA PRÓXIMA TEMPORADA

Medios reportaron que el español le habría respondido al '10' del PSG que parara de quejarse, ya que venía haciéndolo desde el minuto 1. 

Minutos después, Neymar encaró a Dimitri Payet, que subió un tuit burlándose de los parisinos tras caer ante Bayern München en la final de la UEFA Champions League. 

Acabando el encuentro, el árbitro tuvo que expulsar a cinco jugadores después de que se armara una gresca. Neymar, Leandro Paredes, Layvin Kurzawa fueron mostrados la roja por parte del PSG, mientras que Darío Benedetto y Jordan Amavi por parte de los visitantes. 

Al caminar hacia el túnel de los vestidores, el controversial brasileño reiteró a las cámaras de televisión que sus compañeros habían recibido insultos racistas.