Giba se retira del voleibol con un sabor amargo pero una carrera perfectra

La leyenda se va con una carrera perfecta

El que es quizá el mejor voleibolista en la historia del deporte, Giba, se despide de las justas olímpicas con un sabor amargo

AP

Su carrera fue perfecta, pero después de 20 años como el mejor en casi todos los torneos que participó, el eterno capitán de la selección brasileña de voleibol, Giba, se despidió el domingo con una derrota inesperada ante Rusia que le costó el añorado oro olímpico.

"Yo tuve una carrera perfecta, no hubo torneo en que participara donde no fui el mejor, no hubo campeonato que yo no ganara. Estoy orgulloso", manifestó el número 7 de la selección brasileña, de 35 años.

Sin embargo, Londres no fue su momento de más lustre.

Por el contrario, una lesión que lo obligó a una cirugía de rodilla cinco meses atrás lo marginó de los preparativos del combinado auriverde, y prácticamente no jugó en los Juegos de Londres.

Su primera aparición en la alineación brasileña fue el domingo ante Rusia. Ingresó en el tercer set, justamente el que marcó la debacle brasileña que, después de ganar los dos primeros sets, perdió los tres últimos y tuvo que conformarse con la plata olímpica.

"Estoy triste. Después de 20 años de selección, cuatro en juvenil y 16 en la mayor, no quería terminar así. Quería retirarme (de la selección) con la medalla de oro", reconoció Giba, nombre de guerra de Gilberto Godoy Filho. "Intenté dar lo mejor de mí, pero no fue suficiente".

Aunque no volverá a vestir la camiseta de Brasil, Giba aún tiene un año de contrato con el equipo argentino Drean Bolívar, con opción a renovarlo un año más.

Después de eso, el jugador de 1,92 metros de estatura está pensando dedicarse a la administración deportiva, un campo en el cual realizó estudios superiores.

"En Brasil vamos a tener el Mundial de fútbol en 2014 y los Olímpicos en 2016, creo que voy a poder trabajar en eso, tengo estudios en administración deportiva", explicó.

Con tres medallas olímpicas, dos campeonatos en ligas mundiales y dos oros Copas del Mundo, Giba le pone fin a la carrera más exitosa en la historia del voleibol brasileño.

Publicidad
¡Link copiado en el portapapeles!