la noche mas roja y negra de cruz azul en el apertura 2018

Su noche más roja (y negra): ¡Cruz Azul fue 'más forcado y menos torero'!

A La Máquina de Pedro Caixinha le costó la disciplina en el Estadio Hidalgo...

FOX Sports Digital

Cruz Azul tuvo su peor noche en lo que va del Apertura 2018. Su segunda derrota del campeonato llegó vía el mejor Pachuca en lo que va de la dirección con 'Pako' Ayestarán, la fórmula perfecta para el caos que perjudicó a los celestes. 

Además, la disciplina en La Noria, al menos en la última semana, elevó su cuota, con aquella roja a Pedro Caixinha por reclamar en la Copa MX ante Xolos de Tijuana; "más torero y menos forcado, pero hay momentos en lo que tengo que enfrentar el toro, está en la sangre; entonces, creo que ese fue el momento de hacerlo. Hay algo que este club y su afición lo tienen muy claro: tiene gente en todos los niveles que la defiende a muerte (al club)", dijo la víspera el estratega portugués. 

Sin embargo, si Cruz Azul pretende "enfrentar al toro" de la lucha por el título, deberá controlar al 'forcado' para no echar en saco roto su arranque en el A18, que lo tiene cerca de amarrar el pase a las finales; además, aún tienen en sus manos la ilusión del doblete con la Copa MX en disputa.

En el Estadio Hidalgo, apenas al minuto 21, José Madueña entró con los tacos por delante sobre Jorge Hernández, justo frente al árbitro que juzgó con el cartón rojo la acción, una desconcentración que derivó en el 2-0 en el marcador, con 31 minutos en juego, errores que costarían una prematura eliminación en la Fista Grande. 

Antes de la expulsión para Milton Caraglio, por una entrada en medio campo por detrás a Emmanuel García, La Máquina perdió los papeles y puso en riesgo dos tarjetas rojas más; primero, Iván Marcone se enganchó con Jorge Hernández con un evidente golpe de hombre estilo NFL. 

Pocos segundos después, Édgar Méndez barrió (otra vez en una zona del campo lejos del arco rival) a Pablo López, golpe que quedó sin consecuencia; aunque en la imagen, la intensidad de la acción es muy parecida a la que costó el lugar en la cancha a Madueña. 

¿Más torero y menos forcado? Parece que Caixinha tiene la fórmula para apuntalar a su equipo de cara a las finales. Controlar el temperamento será prueba para saber si la Máquina se pone a tono para luchar por una corona que se le ha negado casi en 20 años en Liga MX.

Publicidad
¡Link copiado en el portapapeles!