Lucas Hernández, el lateral que se ganó el puesto y los corazones franceses

Lucas Hernández, el lateral que se ganó el puesto y los corazones franceses

Se viene el duelo ante Uruguay el viernes por los cuartos.

EFE

En poco más de tres meses, desde su debut el pasado marzo con la selección 'bleu', Lucas Hernández ha sabido ganarse la confianza del técnico francés Didier Deschamps.

A sus 22 años, el jugador del Atlético de Madrid ha logrado acomodarse como titular en el lateral izquierdo. En el Mundial de Rusia, de hecho, es uno de los tres internacionales galos que rebasa la barrera de los 300 minutos.



Él suma 320. Solo le superan el central Raphael Varane y el centrocampista N'Golo Kanté, los únicos que lo han jugado todo: los tres partidos de la fase de grupos ante las escuadras de Australia (2-1), Perú (1-0) y Dinamarca (0-0) y el cruce de octavos de final ante el conjunto de Argentina (4-3).

En los cuatro Lucas Hernández ha formado como titular, cerrando la línea defensiva por la izquierda.

Figura, sin discusión, en el 'once' tipo de Didier Deschamps, que completarían el portero y capitán Hugo Lloris, Benjamin Pavard, Raphael Varane, Samuel Umtiti, N'Golo Kanté, Paul Pogba, Antoine Griezmann, Olivier Giroud, Kylian Mbappe y Blaise Matuidi, baja para el partido de cuartos de final ante la selección uruguaya.



El choque que este viernes se disputará en Nizhny Novgorod obligará al preparador de Bayona a modificar una pieza en el centro del campo; la defensa parece inamovible pese a los tres goles encajados ante la Albiceleste.

En ese duelo la mayor parte de los elogios recayeron sobre Kylian Mbappe, pero los laterales tuvieron igualmente un papel determinante. Lucas Hernández asistió a Benjamin Pavard en la jugada del 2-2, antes de que el joven jugador del Paris Saint-Germain culminase una actuación sobresaliente con los dos últimos goles del combinado francés.

El 'soldado' Hernández -así se refirió a él Griezmann- anuló en ese envite a uno de los jóvenes talentos del fútbol argentino, Cristian Pavón, casi desapercibido ante la vigilancia de un jugador que nació en Marsella pero que pasó gran parte de su vida en Madrid.

"Cuando digo que España me lo ha dado todo a nivel personal y futbolístico, es verdad. He estudiado allí, mi trayectoria en el fútbol la he hecho allí también. Hablo mejor el español que el francés. España me lo ha dado todo, pero eso no quita nada al hecho de que Francia es mi país", dijo para zanjar el debate sobre la posibilidad que vistiera la camiseta de La Roja.

En Rusia viste de 'bleu' y Francia lo celebra.



El fútbol ha sido para Lucas Hernández su mejor defensa: "No dudé porque en ningún momento podía jugar con España, era imposible jugar con España. Si hubiese podido jugar con ellos a lo mejor estaría con España. Si fuese español estaría con España, pero como soy francés, juego con Francia".

Lo lleva haciendo desde niño. Lucas Hernández pasó por todas las categorías inferiores (sub-16, sub-18, sub-19, sub-20 y sub-21) antes de despertar la atención de Didier Deschamps a las puertas del Mundial. Es, no obstante, uno de los nuevos rostros en la remozada y juvenil escuadra gala, junto a Kylian Mbappé, Ousmane Dembelé, Benjamin Pavard o Corentin Tolisso, entre otros.

"Cuando el seleccionador me llamó no dudé ni un minuto, ni treinta segundos, dije sí. Estaba listo para defender esta camiseta. (...) Ni siquiera tuve que reflexionar", remarcó.

Sus palabras se están viendo refrendadas por su aportación en el terreno de juego. Francia encontró en Lucas Hernández el lateral que pretendía.

Publicidad
¡Link copiado en el portapapeles!