Layún jugó los 90 minutos en la derrota de Sevilla ante Valencia

Layún jugó los 90 minutos en la derrota de Sevilla ante Valencia

Los de Vincenzo Montella prácticamente se despiden de la contienda por el último boleto para la UEFA Champions League.

EFE

El Valencia, serio en defensa y muy efectivo en ataque, ganó 0-2 en casa del Sevilla, donde no lo hacía desde 2004 -el año de su último título liguero-, y da un paso de gigante para ser cuarto y clasificarse para la 'Champions', un objetivo al que prácticamente dicen adiós los sevillistas.

El Valencia, que ahora saca 11 puntos más el gol average al Sevilla, quinto, con sólo 30 puntos en juego, supo aguantar el vendaval de ocasiones de los andaluces en la primera mitad y adelantarse a los 24 minutos con un gol de Rodrigo Moreno, que luego sentenció en el ecuador de la segunda parte con el 0-2 definitivo.

En un duelo crucial por la cuarta plaza de La Liga, Sevilla y Valencia, el quinto y el cuarto y dos viejos conocidos de muchas 'guerras', sabían que no podían especular, por lo que salieron a por todas en su reto de meterse en la Liga de Campeones vía liga, lo que se vio muy pronto por la intensidad de dos equipos muy concentrados.

Con el mexicano Layún de lateral por el lesionado Jesús Navas, baja además para el martes en Champions con el Manchester United, y la novedad de Nolito por el argentino Correa, el equipo de Vincenzo Montella empezó con brío y ganas, y controló el juego ante un rival pujante, con el brasileño Gabriel Paulista y Gayá -recuperado de sus molestias a última hora- en los laterales y que salió a lo suyo.

Fuerte atrás y buscando la velocidad arriba, con el galo Francis Coquelin y el portugués Gonzalo Guedes en los extremos y la pareja Rodrigo-Zaza en punta, los valencianistas no se precipitaron nunca, frenaron sin apuros las embestidas sevillistas y tuvieron, además, el mérito de adelantarse en el marcador en el ecuador de esta mitad.

Rodrigo Moreno, tras avisar con un remate poco antes, aprovechó un grave error de Sergio Escudero, al dejarle el balón franco en el área, para fusilar a Sergio Rico y hacer el 0-1 a los 24 minutos.

El Sevilla llevó más el peso del choque, pero le faltó pegada antes del gol visitante, como en un tirazo de Nolito al que replicó perfecto Neto o en un intento del colombiano Muriel que sacó Gayà, y sobre todo después, cuando generó más ocasiones, pero sin acierto.

Buscaron el empate el argentino Franco Vázquez, el más entonado; Sarabia, que no marcó sobre la media hora por culpa de otro paradón del brasileño; Mercado; o de nuevo Muriel, que estrelló un tiro en el larguero a tres del descanso y Vázquez desaprovechó el rechace.

VER MÁS: EL GRACIOSO MOTIVO POR EL QUE RAMOS TUVO QUE ABANDONAR EL CAMPO DE JUEGO

En la reanudación, los andaluces, heridos en su orgullo al haber tenido más opciones y, sin embargo, verse por detrás en el marcador, salieron a por todas, acosaron a un equipo che demasiado prudente, a verlas venir y a conservar su ventaja, y en los diez primeros minutos tuvieron hasta tres claras ocasiones para empatar.

Pero ahí emergió la figura de Neto, que evitó que los hispalenses igualaran en un derechazo desde fuera del área del exvalencianista Banega, primero; al que siguió un remate de Franco Vázquez que se fue fuera por poco; y, sobre todo, en una providencial parada en un remate del francés Lenglet tras un saque de falta a los 53 minutos.

En el Valencia, muy exigido atrás y dedicado a aguantar su renta y a esperar un contragolpe, sólo Rodrigo, su punta más incisivo y acertado, inquietó a Rico. Antes del primer cuarto de hora de este periodo, soltó dos latigazos que solventó el meta local y luego, también a la contra, lo intentó Guedes, pero se topó con Layún.

En plena ofensiva de los locales, pero sin ideas ni acierto en el remate, el hispanobrasileño no perdonó después tras otra contra, bien conducida por el exsevillista Geoffrey Kondogbia, al definir a la perfección en un mano a mano ante Rico y ampliar la ventaja de su equipo con el 0-2 en el meridiano de la segunda parte.


El técnico Marcelino García Toral, que no triunfó en su corta etapa en el Sevilla, aseguró su sistema defensivo al sacar a Carlos Soler por el delantero italiano Zaza, desaparecido hoy, y luego a Ferrán por Kondogbia y al lateral Lato para proteger al 'tocado' Gayà, aunque los de Nervión se lo pusieron fácil al desconectarse.

Montella buscó más pólvora con Correa por Nolito, Ben Yedder por Sarabia y Sandro por Muriel, pero el Sevilla, impotente, bajó los brazos y jamás dio la sensación de tener opciones de remontada ante un rival letal y que prácticamente se asegura un puesto 'Champions'.

¡Link copiado en el portapapeles!