tunez quiere a rani khedira el hermano de sami y figura del augsburg

Túnez quiere a Rani Khedira, el hermano de Sami y figura del Augsburg

Tras fracasar en su intento por reclutar al delantero franco-tunecino del Sevilla Wissam Ben Yedder, Túnez corteja ahora al centrocampista de 23 años del FC Augsburgo Rani Khedira, hermano del mediocentro alemán de la Juventus campeón del mundo, Sami Khedira.

EFE

El propio jugador, internacional sub-19, ha confirmado el interés de las "Águilas de Cartago", que tratan de formar un equipo mucho más competitivo de cara al que será su regreso a una fase final de un Mundial desde que se clasificara para Alemania 2006.

En una entrevista concedida a la revista especializada "Kicker", Rani aseguró que la federación tunecina le ha hecho llegar su interés, pero que aunque le tienta prefiere aún esperar ante una hipotética llamada de Joachim Löw.

Hijo de madre alemana y padre tunecino, Rani ha jugado en todas las categorías inferiores de la selección germana, desde la sub-15 a la sub-19.

Pero nunca ha disputado un encuentro en la sub-21, antesala de la Die Mannschaft. Su último partido con la camiseta de la selección nacional se remonta al 25 de marzo de 2013, en partido en el que el equipo sub-19 venció 2-0 a Ucrania.

Centrocampista defensivo, con buena planta pero menos técnica que su hermano, Rani se desenvuelve en una posición donde la competencia es feroz y en la que tiene por delante al propio Sami, un jugador ya consolidado, a Ilkay Gündogan (Manchester City) e incluso a Tony Kross (Real Madrid) y Emre Can (Liverpool).

Fuentes próximas de la Federación Tunecina de Fútbol explicaron a Efe que al contrario que con el sevillista Ben Yedder, con quien ya han tirado la toalla tras meses de infructuoso cortejo, aún confían en la posibilidad de que el pequeño de los Khedira se una al país de su padre.

Si así fuera, se podría dar la casualidad de que los dos hermanos se pudieran enfrentar en el terreno de juego durante el mundial de Rusia.

Tal y como se han repartido los bombos, el sorteo del próximo primero de diciembre en Moscú podría encuadrar a ambas selecciones en el mismo grupo.

"No lo he decidido aún. Primero, quiero asentarme en la Bundesliga y progresar. Lo que quiero es jugar los próximos diez partidos y en primavera, podemos hablar de ello y mirar a ver si tiene sentido para ambas partes", explicó Rani a la citada revista alemana.

Unas palabras que han alimentado la esperanza de los directivos tunecinos, pese a que al igual que el propio Rani son conscientes de las dificultades de adaptación que supondría la incorporación de un jugador que, aunque tiene raíces tunecinas, ha nacido y crecido en Sttutgart.

Rani Khedira no habla ni árabe ni francés, lenguas habituales en Túnez, ni ha vestido nunca la camiseta blanca de las "Águilas de Cartago".

"Estoy seguro de que se le facilitaría todo. Es un gran jugador y aportaría mucho al equipo. La adaptación sería sencilla", explican desde el entorno de la federación.

A ello añaden una razón que, en el caso de Ben Yedder, jugador en una situación similar, de origen francés que ha jugado en categorías absolutas y tiene difícil llegar a la absoluta, no ha funcionado pero que el caso del menor de los Khedira podría condicionar la decisión definitiva.

Y es que, como dicen en Túnez, no todos los días se le presenta a uno la oportunidad de jugar un mundial. 

Publicidad
¡Link copiado en el portapapeles!
Publicidad