Más 'Jóvenes Promesa' de la Liga MX, por Juan Manuel Navarrete

Más 'Jóvenes Promesa' de la Liga MX

Dieter Villalpando, Rodolfo Pizarro, Hirving Lozano, José Abella... ellos y otros nombres más están llamados a ser futuras estrellas del futbol mexicano

Ya te habíamos mostrado la primera parte de este especial de jóvenes figuras de la Liga MX que desean hacerse un hueco en la historia del balompié azteca.

MIRA AQUÍ LA PRIMERA PARTE DE 'JÓVENES PROMESAS DE LA LIGA MX'


Te mostramos otros siete nombres de jugadores, que a su corta edad, siguen destacando para volverse pilares de sus clubes y por qué no, y que en un futuro esperan brillar en Europa.

Mira la segunda parte de las 'Jövenes Promesas del futbol mexicano':

Dieter Villalpando: 22 años, mediapunta (Pachuca)

Después de deambular por Segunda y Tercera División del fútbol mexicano con equipos como Atlético Altamira, la Universidad del Futbol o Titanes de Tulancingo, Murciélagos FC y Linces de Tlaxcala; el mediapunta Dieter Villalpando por fin llegó al primer equipo de Pachuca, con quienes debutó en 18 de enero de 2014 contra Tijuana, entrando de cambio por Daniel Arreola. Movimiento que significó el nacimiento de uno de los proyectos más interesantes de México de cara al mediano y largo plazo.

Mote que ejemplificó al registrar –tras su debut- 17 apariciones en el once titular de Enrique Meza, incluyendo Liguilla en apenas su primera temporada, el Clausura 2014.

Nos encontramos con un mediapunta vertical, el cual logra acelerar tanto jugadas como el tránsito del balón entre mediocampo y tres cuartos. Faceta que alimenta con mucha velocidad en transición, ruptura de líneas, disparo a gol y sobre todo una alta capacidad asociativa con balón en movimiento. Lo que da como resultado una alta tasa de asistencias y contacto con el gol.

De igual forma es un jugador que cumple con creces en tareas defensivas. Es muy bueno para ejercer presión alta por la explosión que sus piernas tienen. Lo que le permite cerrar espacios e ir a encimar al hombre que tiene el balón. Todo esto sin olvidar el gran rigor táctico que mostró durante la final del Clausura 2014 contra León, en donde su disciplina le permitió desactivar a José Juan ‘El Gallito’ Vázquez, mediocentro crucial para La Fiera, ya que es el mediocentro que sirve de salida, mueve y apoya al equipo. 

Martín Zúñiga: 21 años, centro delantero (América)

Pese a la altísima cuota goleadora que ha mostrado en divisiones inferiores, así como a las características que lo envuelven como “9”; el nacido en Tapachula, Chiapas ha encontrado poco espacio en el primer equipo de las Águilas, quienes le han mostrado una actitud diferente en comparación a Raúl Jiménez, otro delantero hecho en casa y que desde muy joven le dieron confianza para tener acción en el máximo escenario azteca.

Martín Zúñiga se ha desarrollado y crecido en el seno de Coapa. Consiguiendo algunos minutos en Copa MX y siendo prestado a Jaguares de Chiapas –en dos ocasiones-, tras tener muy buenos años con los equipos con límite de edad de América.

Se trata de un delantero con un físico imponente. El 1,83 de altura y 75 kilos de peso, características que le permiten competir por alto sin ningún problema con los defensores centrales. Escenario que fomenta el juego directo hacia él tanto para conseguir recepciones en zonas cercanas a la portería contraria como para generar segundas jugadas aprovechando al segundo delantero o bien a los jugadores que habitan la segunda línea –mediocampistas-.

Pero sin dudas el contexto que más le favorece son los servicios laterales para que pueda rematar dentro del área y frente al portero. Acciones donde se transforma en un imán para el balón por sus movimientos –siempre entre centrales y carriles interiores- y por la fuerza-potencia de su cuerpo, especialmente en el tren inferior, el cual además de elevarlo y sostenerlo en el aire, también le permite atacar espacios si lo ponen a correr.

Rodolfo Pizarro: 20 años, lateral o carrilero (Pachuca)

Al debutar con tan solo 18 años de edad el originario de Tampico, Tamaulipas comenzó a enseñar la punta del iceberg de la nueva generación de jóvenes talento que los Tuzos cosecharon en sus fuerzas básicas, y que hoy son piedras angulares del primer equipo.

Rodolfo Pizarro, tras solo dos temporadas jugando en el primer equipo, en donde alternaba titularidad, se hizo pieza diferencial con el Pachuca. Primero empezando como extremo por derecha, luego como lateral-carrilero en línea de cinco y últimamente como lateral en zaga de cuatro. Y es que al igual que su compañero Jürgen Damm, él también interpreta el juego estando escorado a la banda. Solo que quizás es un jugador mucho más amplio y directo, ya que si bien cuenta con regate y bastante velocidad, es un exterior mucho más pragmático y simple en su juego.

Algo que le permite ejecutar perfectamente su faceta como defensor. La cual muchas veces queda de lado por la facilidad que tiene para llegar a campo contrario y perforarlo hasta línea de fondo. Ahí donde se disfraza de extremo.

Armando Zamorano: 20 años, mediapunta (Monarcas Morelia)

Tras debutar en 2011 con Jaguares de Chiapas, o sea con tan solo 17 primaveras en su haber, Armando Zamorano logró formar parte de la Selección Sub-20 que participó en Turquía 2013. Evento que no pasó desapercibido para el equipo michoacano, el cual apostó fuerte por él -al igual que por su compañero Jorge Zárate-. Y vaya que ha respondido a esa confianza como lo pudimos ver en la fase previa a la Copa Bridgestone Libertadores 2014 contra Independiente de Santa Fe, en donde además de hacer gol dejó gratas sensaciones por su gran juego interior.

Y es que el nacido en Autlán, Jalisco brilla por cómo se mueve por dentro y frontalmente. Le gusta romper verticalmente tanto para acompañar la jugada como para llegar al área y ahí convertirse en otra opción de remate a gol.

Dentro de sus demás virtudes podemos encontrar un gran último pase, o sea que es un jugador que sabe encontrar líneas de pase finales para que el goleador solo tenga que finalizar la jugada.

Asimismo, movimientos entre líneas, regates eléctricos en corto y mucha frescura, son los ingredientes que terminan de redondear su figura de mediapunta.

Hirving Lozano: 19 años, extremo o mediapunta (Pachuca)

Es quizás el jugador con el debut más emocionante y emotivo de la lista, ya que este joven formado en la cantera hidalguense de Pachuca hizo su presentación en el máximo circuito con un gol ante América y en el Estadio Azteca. Partido al que entró sobre el minuto 83 y terminó definiendo al 88' en un contragolpe.

Hirving Lozano es un jugador con mucha movilidad y velocidad. Pareciera un extremo puro, pero su hiperactividad y necesidad de protagonismo mediante la pelota, lo hacen no solo aparecer en banda sino también por dentro -atrás del delantero- o bien retrocediendo su posición unos metros para acarrear la pelota y aportar dosis de creatividad. Así que es muy común verlo jugar por todo el frente de ataque intercambiando posiciones y sobre todo agitando muchísimo a la zaga contraria. Su cadera y zancada se lo permiten.

Marcelo Gracia: 20 años, extremo o mediapunta (Monterrey)

Su talento aún no es explotado por Rayados debido a la sobrepoblación que hay en zona de ataque con muchos extranjeros, y de igual forma pasa con el futbol mexicano, contexto que sigue sin conocer del todo a este "9 y medio", el cual sí es conocido por el medio europeo, especialmente el español, donde equipos como el Zaragoza y el Atlético de Madrid se interesaron en él y de hecho pidieron informes, luego de que ganará junto con México el Mundial Sub-17 en 2011.

Marcelo Gracia es un delantero con mucho gol, pero también con altas dosis de improvisación. Ya sea para asociarse o para inventarse una ocasión de peligro. Y si bien puede jugar como delantero centro es capaz de arrancar en banda o ocupar el rol de segundo delantero, ya que se horizonte es más amplio. No solo pasa por el definir, sino también por el crear, acompañar y complementar.

José Abella: 20 años, lateral (Santos)

El primo segundo de Miguel Layún, carrilero del América y de la Selección Mexicana llegó en 2010 a Torreón luego de que los Laguneros lo 'scoutearán' en Veracruz. Y tan solo dos años después Abella debutó con el primer equipo en la CONCACAF Liga de Campeones y posteriormente en Liga MX ante Cruz Azul. Oportunidades que le valieron para convertirse en un jugador 'cobijado' por Pedro Caixinha, quien no dudó de su potencial y le dio rienda suelta para expresar su juego por las bandas llegando desde la última línea.

José Abella es un lateral compacto y muy ofensivo. Le encanta sumarse al ataque y aparecer en tres cuartos de cancha. Es potente e intenso. Prefiere recibir al pie que al espacio y brinda muchos apoyos laterales para que el equipo progrese. Pero así como es muy bueno yendo hacia el frente descuida bastante su espalda y falla en la transición defensiva, por lo que deja mano a mano al central que lo acompaña. Pese a este último factor en contra tiene pinta para ser un jugador sumamente trascendental. Ya además de las grandes virtudes técnico-tácticas que evidencia tiene una gran madurez mental, característica con la que puede competir en escenarios más exigentes que la Liga MX como es la Copa Bridgestone Libertadores. Hay mucho lateral en esos pies. 

Publicidad
¡Link copiado en el portapapeles!