Neisi Dajomes: La halterista ecuatoriana dejó atrás las adversidades que le presentó la vida y se abrazó con la gloria olímpica al adjudicarse la histórica medalla de oro.

La presea de Juegos se sumó a la de Jefferson Pérez, en los 20 kilómetros marcha en Atlanta 1996, y la del ciclisma Richard Carapaz también en Tokio, hace una semana.

La falta de recursos para desarrollarse en la halterofilia, la pérdida inesperada de su madre, el positivo en una primera prueba de covid-19 (a pocos días de la competición) no la frenaron.

“Pasé momentos duros, perdí a mi madre y hace poco a mi hermano Javier Palacios, por quien estoy aquí, y todos mis logros son dedicados a su memoria”, dijo la medallista.

Neisi Dajomes se preparó junto a su hermana menor, de 20 años, que la semana pasada debutó en unos Olímpicos, y se ubicó sexta en su categoría, por lo que recibió el diploma olímpico.

“No me encuentro aún, no sé en realidad el peso de lo que he alcanzado; hay deportistas como Alexandra Escobar que merece también muchos elogios (…) Ella es mi ídolo”.

TE PUEDE INTERESAR: Aremi Fuentes y Tokio | “Miré las medallas y dije: quiero una de esas”