Navegantes del Magallanes alcanzó su duodécimo título del béisbol venezolano tras vencer 11-6 a Caribes de Anzoátegui como visitante en el Alfonso “Chico” Carrasquel de Puerto La Cruz.

La novena valenciana estuvo abajo la mayor parte del encuentro pero una vez más el poder de sus bateadores le permitió imponerse con contundencia.

Magallanes picó adelante en el episodio de apertura al sumar dos carreras encabezados por un cuadrangular solitario de Alberto Callaspo.

Pero Caribes replicó de inmediato al aprovecharse del descontrol del abridor estadounidense Sergio Pérez y una pifia defensiva que le permitieron anotar tres.

Posteriormente, la tribu sumó tres más liderados por los jonrones solitarios de Eduardo Escobar y Héctor Giménez en el segundo y sexto inning, respectivamente.

El encuentro finalmente terminó desembocando en un choque de poderes, tal como ha sido la normal en toda la postemporada del béisbol venezolano, y en ese escenario Magallanes tenía todas las de ganar.

La nave logró regresar al encuentro recurriendo una vez más a los batazos largos. En el cuarto, Robinson Chirinos y Ramón Hernández se fueron para la calle back-to-back pero sin hombres en circulación.

Magallanes dio la estocada final en el octavo. Con las bases llenas, un pelotazo a Juan Rivero remolcó la carrera del empate a seis para que luego un error de fildeo ante un batazo de Pablo Sandoval permitiera sumar dos rayitas más.

Ramón Hernández coronó el episodio con un jonrón de tres carreras que puso las cosas 11-6 para dejar fríos a los indígenas. El careta terminó siendo el mejor del juego al irse 5-4 con dos jonrones y seis impulsadas.

El ganador fue Fernando Abad (1-0) y el derrotado Jean Toledo (1-1).

De esa manera, Magallanes logró revalidar el título de campeón obtenido en la temporada 2012-2013 gracias a la experiencia y poderío de sus grandeligas, algo que simplemente fue demasiado para unos atribulados Caribes.

El campeonato fue inmediatamente celebrado con caravanas, gritos y fuegos artificiales a lo largo de Venezuela, algo que no es sorpresivo tomando en cuenta que Magallanes es considerado el equipo de béisbol más popular del país petrolero.