Las múltiples contrataciones del PSG en los últimos años ha creado un debate e incertidumbre respecto a que si han cumplido con el ‘Fair Play Financiero’.

Y es que a grandes rasgos, un equipo no puede gastar más de lo que ingresa, situación que ha puesta en entredicho lo ocurrido con el Paris Saint Germain desde el fichaje de Neymar, Kylian Mbappé, o en este verano, la de Lionel Messi.

En la presentación de ‘La Pulga’, Nasser Al-Khelaifi recalcó que el PSG no ha violado las reglas impuestas por FIFA: “Seguimos la regulación del Fair Play Financiero desde el primer día”, señaló.

Agregando que “antes de realizar cualquier movimiento o contratación, nuestro equipo de finanzas verifica todo, entonces después del análisis, teníamos la capacidad de fichar a Lionel Messi respetando el Fair Play Financiero”, recalcó.

Por otra parte, el Presidente del PSG ve positivo la llegada de figuras como el argentino para la Ligue 1: “El campeonato está subiendo de nivel, y ahora más con los derechos de televisión. A partir de ahora todos van a querer ver al PSG de Messi, lo que aumenta el valor de los demás equipos”.

Concluyendo que “los demás presidentes de los clubes me agradecieron la llegada de Leo, así que esto lo hacemos por el club, la ciudad de Paris, por Francia y la Ligue 1″.

PSG, ¿BENEFICIADO DE ALGUNA SANCIÓN POR LA PANDEMIA?

Con unas pérdidas previstas de entre 250 y 300 millones de euros para la temporada 2021-2022, ¿puede el PSG permitirse fichar a Messi con un contrato de uno 40 millones netos anuales? El club francés ha aprovechado la manga ancha fijada por la UEFA ante la pandemia y de las restricciones de la Liga española.

La Liga de Francia ha decidido posponer las sanciones a los que no cumplen esas reglas a 2023, o sea después del mundial de 2022 de Catar. Hasta entonces el PSG puede hacer lo que le dé la gana, mientras que el Barça tiene que acatar esa normativa”, dijo a EFE el abogado Juan Branco, que representa a una peña de Lyon que ha llevado el fichaje a los tribunales.

Paralelamente a este proceso, este grupo ha pedido también que la Comisión Europea (CE) actúen de oficio alegando una “distorsión” del mercado interno por la supuesta violación del “fair-play financiero” del PSG, un proceso que podría llevar hasta un año.

Mientras que el Barça y el Real Madrid se han visto afectados por un endurecimiento de las reglas de la Liga española, que para evitar seguir ahondando el déficit de sus clubs ha decidido fijar que el gasto en salario de los equipos no debe superar el 70 % de sus ingresos -lo que en el caso de Messi ha impedido que vuelva a fichar con el Barcelona-, en Francia esta medida no se aplica.

Si bien la normativa del 70 % también ha sido adoptada por la Dirección Nacional de Control de Gestión (DNCG), no entrará en vigor en Francia hasta dentro de dos años.

En el caso del PSG, el club tuvo 556 millones de gastos y 559 millones de ingresos en la temporada 2019-2020, marcada por el recorte de ingresos de la pandemia.

La UEFA “ha indicado que no examinará cada temporada en detalle sino una media de las temporadas desde 2019 a 2022″, indica el profesor de ciencias económicas de la Universidad de Rennes, Jean-Pascal Gayant, en el diario regional Ouest-France.

Pero al PSG se le han alineado los planetas esta temporada.

Tras los 400 millones gastados en Neymar y Kylian Mbappé en el verano de 2017, el PSG se ha ahorrado las indemnizaciones por las transferencia y estima que equilibrará el gasto salarial de Messi con la venta de productos, los patrocinios y la visibilidad internacional que atraerá Messi, el mejor salario del PSG por delante de Neymar (35 millones netos).

A medio plazo, el equipo no tendrá otra opción que desprenderse de jugadores (¿tal vez Mbappé?).

Al contrario que en España, el presidente de la Liga Profesional de Fútbol (LFP) de Francia, Vincent Labrune, ha agradecido a Al-Khelaifi haber traído al campeonato galo a Leo Messi, seis veces ganador del Balón de Oro, que no parece que vaya a intervenir en este caso por la cuestión del ‘fair-play’.

“Este suceso único es fruto de la estrategia de los dirigentes del PSG, que han permitido al club parisino convertirse en diez años en una de las mayores marcas del deporte mundial. En nombre del fútbol profesional, agradezco a Nasser Al-Khelaifi por haber hecho posible este sueño”, dijo Labrune en un comunicado.

EFE