Bayern München le pegó a Tigres en la Final del Mundial de Clubes, con un polémico gol de Benjamin Pavard, que fue precedido por una mano de Robert Lewandowski. 

Sin embargo, el árbitro dio por buena la acción,  pesar de acudir al VAR y validar la diana tras sospecha de fuera de lugar, aunque en las tomas posteriores se apreció el movimiento del polaco con la pelota. 

Previo a la premiación, Nahuel Guzmán fue captado acercándose al polaco, con quien cruzó un par de palabras y se logró apreciar un gesto a manera de aviso de esa mano en el área que derivó en el gol (1-0). 

Con este resultado, Bayern logró su 'sextete', siendo con Barcelona los dos únicos clubes en conseguir el pleno de coronas. 

TE PUEDE INTERESAR: Andre Pierre Gignac: "Creo que representamos bien a México"