El Gran Premio de Monza es uno de los más característicos de la Fórmula 1 y podría dejar de ser una fija en el calendario, a partir de 2017.

La gran carrera de Italia sólo faltó una vez en la historia y desde la FIA buscarán que comienze a alternar su presencia con el GP de Imola (San Marino) y aparecer cada dos años.

El próximo fin de semana, cuando se dispute la versión de 2016, puede ser clave de cara al futuro del GP.