Miguel Herrera declaró que, pese al decepcionante comienzo de Tigres en el Grita México A21, confía en la recuperación y su paso a la Liguilla .

El plantel es rico y estoy seguro de que estaremos en la liguilla y después buscaremos levantar una copa más”, dijo en una rueda de prensa.

Los Tigres aparecen en el undécimo lugar del Grita México A21 con una victoria, dos empates, una derrota y cinco puntos.

El ‘Piojo’ reconoció que se imaginaba un arranque difícil porque al llegar introdujo un cambio de idea en la manera de jugar; sin embargo, no contaba con lesiones de jugadores claves como la de André-Pierre Gignac y Guido Pizarro, ni con expulsiones.

El responsable (del mal inicio de torneo) soy yo y estamos trabajando. No nos damos por vencidos, el equipo ha tenido oportunidades de convertir y la idea es ser contundentes”, agregó.

Y es que a pesar de los múltiples reportes que indican que hay fractura entre cuerpo técnico y plantilla, Miguel Herrera descartó que haya problemas en el vestidor: “Me sorprende desde que llegué al equipo el buen ambiente que hay en el grupo“.

Agregando que “de repente cuando las cosas no van bien dicen que hay pleitos, les puedo decir que pueden hablar con la cantidad de jugadores que he dirigido y con ninguno he tenido una fricción, esa parte me deja tranquilo”.

“Aunque lo hablen entre ustedes y en medios se inventen cosas y la gente se come ese puñito porque de enfrente salió tendrá que investigar bien, reitero, mi relación con los muchachos es buena y no me queda más que decirles que es un grupo extraordinario“.

De la mano del entrenador brasileño Ricardo Ferretti, los Tigres ganaron cinco campeonatos de liga en los últimos 10 años, además de alcanzar las finales del pasado Mundial de clubes y de la Copa Libertadores del 2015.

Este verano la directiva no renovó el contrato de Ferretti y trajo a Herrera, seleccionador mexicano en el Mundial de Brasil 2014 y con un par de títulos de liga al frente del América, quien cambió la filosofía de juego.

Mi idea es plasmar un equipo con la forma que me gusta ver el fútbol; tengo jugadores de gran capacidad técnica que tienen para jugar de la forma que quieran jugar. Solo con trabajo va a cambiar la cosa”, indicó.

Tigres recibirá este martes al Querétaro en la quinta jornada del Apertura, en un duelo en el que no podrá utilizar a Pizarro, con fractura de peroné, ni a Gignac, con una lesión de tendones.

El entrenador confió en regresar a los buenos resultados y destacó la buena preparación física de los jugadores, una de las cuestiones que le permitirá al grupo salir adelante.

La parte física nos deja tranquilo. El equipo está muy bien, esperemos terminar completos los partidos porque tenemos la obligación de ganar”, concluyó.

EFE