El juego entre México y Guatemala de Copa Oro a celebrarse el 14 de julio se jugará con público.

Aseguró la Concacaf mediante un comunicado, sin embargo, podrían suspenderlo en caso de escuchar el grito homofóbico durante el partido.

“Nos gustaría aclarar que este partido se llevará a cabo según lo programado, con la asistencia de aficionados”, expresaron en redes sociales. 

“Concacaf continuará implementando su campaña antidiscriminación ‘Lo Que Está Mal, Está Mal’, y si es necesario, activará sus protocolos que incluyen expulsar a los aficionados que se involucren en comportamientos discriminatorios y suspender el partido”.

“Concacaf está extremadamente decepcionada por el lenguaje discriminatorio utilizado por algunos de los aficionados de México durante su partido de la Copa Oro contra Trinidad y Tobago”. 

“El grito hacia el portero se escuchó a pesar de la importante campaña antidiscriminatoria de Concacaf, realizada en las últimas semanas y extensos esfuerzos de la Federación Mexicana de Fútbol para dejar claro que es inaceptable”, finalizaron en dicho escrito.