Melvin Manhoef es un personaje muy particular en el mundo de las MMA.

El histórico peleador holandés es bastante carismático y además de su poder de golpes, es conocido por algunas excentricidades, dentro y fuera de la jaula.

En este caso, Manhoef dio la nota al ingresar a la jaula con el mítico tango "Por una cabeza", en la pelea principal de Bellator 155, ante Rafael Carvalho.