Antoine Griezmann estrelló contra el travesaño el penal que pudo haber sido el empate de Atlético Madrid en la final de la UEFA Champions League.

Luego del fallo, se cruzó con Marcelo en la mitad de la cancha y el lateral del Real Madrid tuvo un buen gesto al sonreirle y hacerle una caricia en la cabeza.

El Cholo Simeone también se acercó a para alentar a su jugador después del error.