El año 2020 estará marcado en rojo como uno de los más trágicos para el mundo del deporte, afectado por el coronavirus y por otras causas que se llevaron a dos de los mejores jugadores de la historia en sus especialidades: el argentino Diego Armando Maradona y el estadunidense Kobe Bryant.

D1OS ESTÁ MUERTO 


El 25 de noviembre, en Dique Luján (Buenos Aires) y a los 60 años, Diego Armando Maradona dijo adiós para siempre. Enseguida el mundo del futbol y sus aficionados se movilizaron para llorar al que posiblemente ha sido el mejor futbolista de la historia con permiso de Pelé, Johan Cruyff y Alfredo Di Stéfano.

Maradona se ganó sus halagos sobre un terreno de juego y también sus críticas fuera de él. Pero en el césped, sin duda, fue el mejor de su época. Entre 1976 y 1998, en equipos como Argentinos y Boca Juniors, Barcelona, Nápoles, Sevilla y Newell's, acumuló títulos importantes.

Destacan un par de Ligas italianas y una UEFA. Pero su mayor logro fue el Mundial de México 1986. En él se coronó como el mejor del mundo y el planeta fútbol recordará siempre el gol a Inglaterra narrado por Víctor Hugo Morales. De aquel "¿de qué planeta viniste?", 34 años después se pasó al "¿a qué planeta te fuiste?. Y es que, el futbol de Maradona fue y será para siempre planetario.

LA LUZ DE KOBE BRYANT SEGUIRÁ BRILLANDO


Un accidente de helicóptero en un vuelo privado el 26 de enero en Calabasas (California) dejó al mundo sin una leyenda de la NBA.

Kobe Bryant se despidió a los 41 años tras firmar una carrera impresionante: cinco anillos de la NBA (2000, 2001, 2002, 2009 Y 2010), dos premios al hombre más valioso de las finales, mejor jugador de la Liga 2008 y medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008.

Además, acumuló 1.346 partidos en la NBA en los que consiguió convertirse en el cuarto máximo anotador de la historia. Su legado será imborrable.

TE PUEDE INTERESAR: Diego Costa llegaría a Wolves para suplir la baja de Raúl Jiménez