Sergio Ramos golpeó a Sergio Agüero en la primera parte y el árbitro decidió no sacarle ninguna tarjeta.

Pese a que golpeó con su mano en la cara, el defensor siguió jugando sin problemas en el encuentro entre Real Madrid y Manchester City.