El serbio Luka Jovic, jugador del Real Madrid, admitió haber
incumplido la cuarentena domiciliaria que las autoridades de su país le
impusieron en marzo pasado en Belgrado, y aceptó pagar unos 29.760 euros
como compensación,suma que será destinada a fines humanitarios.

Así
lo informó la fiscalía de Belgrado en un comunicado en el que precisa
que el deportista tiene un mes de plazo para efectuar el pago de 3,5
millones de dinares (unos 29.760 euros) a cambio de la suspensión de los
cargos.

Hasta ahora, Jovic se había negado a aceptar el
llamado "principio de oportunidad", un acuerdo extrajudicial que se
ofrece al acusado para compensar o reparar un daño, alegando desacuerdos
con sus abogados.

En marzo pasado, la Policía presentó
una denuncia contra el delantero por haber roto el aislamiento
domiciliario de 14 días al que estaban obligados todos los ciudadanos
serbios que regresaban de países considerados entonces de riesgo de
infección, como España.

En octubre, la fiscalía acusó a
Jovic de haberse saltado la cuarentena domiciliaria, incumpliendo las
normas sanitarias de la epidemia de la covid-19, por lo que podía ser
condenado a una pena de hasta seis meses de cárcel.

No
obstante, el tribunal pidió a la fiscalía someter primero al jugador a
un interrogatorio, que se produjo hoy y tras el cual se acordó el
principio de oportunidad, es decir el pago de la compensación con fines
humanitarios.