El delantero Luka Jovic se encuentra aislado en su domicilio tras
recibir en su casa a un amigo que dio positivo en el test de la COVID-19
que le hizo el Real Madrid, según establece el protocolo del club
blanco para familiares y amigos de jugadores, aunque por el momento el
control que se ha realizado al futbolista serbio ha dado negativo.

El
Real Madrid, según informó Jugones, ha aislado en su domicilio a Jovic,
que tendrá una atención diaria tras un primer control negativo.

El
delantero, que se fracturó durante el confinamiento el hueso calcáneo
del pie derecho, reapareció el pasado sábado en San Mamés ante el
Athletic y, tras dos días libres, ya no ha acudido a la Ciudad Real
Madrid a los dos entrenamientos que la plantilla madridista ha
completado esta semana.

Siguiendo el protocolo establecido para
evitar cualquier contagio en la plantilla, el Real Madrid aisló el lunes
a Jovic y su amigo permanece en cuarentena en un hotel.

El
delantero será baja ante el Alavés y en unos días se someterá a un nuevo
test para comprobar si puede regresar a los entrenamientos con el resto
de sus compañeros.

Jovic no ha rendido al nivel esperado en su
primera temporada en el Real Madrid, que desembolsó por él 60 millones
de euros, y ha protagonizado varios incidentes fuera de los terrenos de
juego que han generado malestar en el club blanco.

Se lesionó
durante el confinamiento por una caída después de saltarse la cuarentena
y ser denunciado por la policía de su país, publicó fotos de una
barbacoa con amigos sin la distancia de seguridad ya en Madrid y, ahora,
recibe a un amigo con coronavirus y ha podido poner en peligro a sus
compañeros.