Luis Enrique Martínez, seleccionador nacional de España, declaró que su equipo no depende de ningún jugador y resaltó que uno de
los objetivos para 2021 será que la "Roja" vuelva a estar en disposición
de volver a ganar títulos.

El técnico asturiano, a
través de un vídeo de la RFEF, hizo balance de los últimos meses al
frente de la selección española. Luis Enrique, entre otros temas, valoró
la cantidad de jugadores que tiene para elegir, la irrupción de jóvenes
talentos y los próximos compromisos internacionales de España.

"Quizá
no podemos identificarnos con una selección con un once tipo. No es un
problema, creo que es una virtud. No dependemos de ningún jugador. Falte
el que falte vamos a intentar encontrar soluciones. Es evidente que
cada jugador tiene su perfil individual. El hecho de que haya un
calendario tan apretado, es difícil llegar frescos a final de temporada,
tenemos un abanico mayor de jugadores a escoger", explicó.

Luis
Enrique habló sobre la irrupción, durante su estancia en el banquillo,
de varios jugadores que participaron en las categorías inferiores de la
selección española. Para el preparador asturiano, la mayoría han llegado
para quedarse.

"Todos los que han debutado, a Luis de la
Fuente (seleccionador sub-21) le dije que no volverían porque lo que
han hecho en sus clubes y en categorías inferiores ya invita a apostar
por ellos. A mí, me gusta especialmente que he podido darles la
oportunidad. El jugador joven aporta cosas diferentes", indicó.

"Quizá
en la ignorancia o en la inexperiencia aportan una alegría y un
desconocimiento del medio que te puede sorprender. La selección, ahora
mismo, el grupo lo forman unos 35 jugadores con mucha gente joven con
poca experiencia, pero también con veteranos que derrochan mucha
experiencia. Eso nos puede ayudar", agregó.

Además, dijo
que la próxima Eurocopa será "difícil" y dejó claro que desea que España
se quite el sabor de boca que dejaron los dos últimos torneos en los
que participó sin éxito (Eurocopa de Francia 2016 y Mundial de Rusia
2018).

"Nuestro objetivo es volver a estar en disposición
de volver a ganar títulos. Para eso hay que ser valiente, hay que ser
osado, hay que ir desde el principio a por todas y eso lo vamos a
intentar", manifestó.

Asimismo, declaró que el balance de
los últimos meses de la selección española es "sin duda positivo" más
allá de los buenos resultados y de la clasificación para la fase final
de la Liga de Naciones.

"Las sensaciones que me ha dejado
el equipo y la selección en estos tres intensos meses, fueron muy
buenas. El último resultado (6-0 a Alemania) hace que confirme
diagnósticos, pero que también reafirme la mentalidad del jugador. Va
creyendo lo que se le va diciendo en función de los resultados. Y creo
que puede ser un gran refuerzo para el equipo. Alemania es una de las
potencias, pese a que no esté todo lo alto que debería estar en la lista
FIFA. Sin ninguna duda, va a estar luchando por Europeo y Mundial".

También
desveló que a veces "vacila" a sus hijos, sobre todo al mayor, a quien
le dice que es la única persona de España que trabaja como
seleccionador. "Sólo hay uno de 47 millones. Y soy yo, algo bueno habré
hecho".

Por último, declaró estar "encantado" de ser el
entrenador de la selección española: "Estoy en el sitio en el que quería
estar, desde el primer momento en el que me llamó el presidente y
Molina. Después de lo vivido, que de nuevo volvieran a depositar su
confianza en mí, es un momento de orgullo", expresó.

"Estoy
donde quiero estar, en un proyecto muy bonito e ilusionante, en el que
hay que conseguir resultados. Es así como entrenador de alto nivel. Es
diferente a lo que había hasta ahora como entrenador, pero a mí me llena
y espero estar a la altura de lo que significa este cargo", concluyó.