Sebastian Vettel fue chocado por Daniil Kvyat y debió abandonar el GP de Rusia en la segunda curva de la primera vuelta.

El alemán no tardó en mostrar su bronca por la salida de pista y lanzó una gran cantidad de insultos al aire.