A los 27 minutos del primer tiempo, Franco Vázquez hizo estallar de alegría al Renzo Barbera, con el gol que le da la salvación al Palermo.

Una jugada trabada, que tuvo en Hiljemark la primera chance de remate, finalmente el cordobés recibió y con un gran zurdazo cruzado desde la puerta del área, terminó marcando el primero de la tarde.