El Liverpool ha sufrido un duro revés en su visita al Southampton, no solo porque deja el liderato de la Premier League en vilo, sino por una exhibición que ha despertado muchas dudas hacie el conjunto de Jürgen Klopp.

Apenas corría el segundo minuto de partido cuando Danny Ings aprovechó un pobre despeje de Trent Alexander-Arnold para definir ante Alisson Becker con una vaselina que pronto ponía en ventaja a los Saints.

Si bien el asedio de los Reds fue cnstante, la realidad se refleja en un simple dato: ¡Cero disparos a puerta en todo el primer tiempo!

Y esta tendencia se mantuvo en el complemento. No fue sino hasta el 74' que el Liverpool pudo concretar su primer tiro al arco, por la vía de Sadio Mané, cuyo disparo poco exigió a Forster.

Southampton tuvo todo para incrementar su ventaja a 7 minutos del final tras una mala salida de Alisson, pero Henderson apareció prácticamente sobre la línea para evitar el segundo de los locales

Todavía los Reds tuvieron la última para rescatar un punto en un tiro de esquina; sin embargo, el cabezazo de Mané se fue por encima y la victoria de los Saints se confirmaba.

De esta forma, Liverpool se queda con 33 unidades en la cima de la tabla, igualado en puntos con el Manchester United, que tiene un partido pendiente ante el Burnley, el cual se disputará el próximo 12 de enero.