El regreso a la actividad del Liverpool en la Premier League no ha sido precisamente mejor. Los de Jürgen Klopp no lograron descifrar el acertijo defensivo impuesto por Carlo Ancelotti y no pasaron del empate sin goles en el Derbi de Merseyside en Goodison Park.

Si bien los Reds dominaron la posesión del balón en prácticamente todo el partido, lo cierto es que fue el Everton quien generó las más peligrosas sobre el cierre del encuentro, en donde la portería de Allison Becker se vio amenazada.

VER MÁS: COUTINHO HABLARÍA CON KLOPP PARA PEDIRLE QUE BUSQUE SU FICHAJE

Resatlar la ausencia de Mohamed Salah, quien se quedó en el banquillo de suplentes mientras el actual líder de la Premier League sufría para encontrar el gol que les diera la posibilidad de celebrar su primer título liguero en 30 años.

Y es que si los de Jürgen Klopp hubiesen conseguido la victoria en Goodison Park, una derrota del Manchester City ante el Burnley este lunes habría significado que los Reds se adjudicaran matemáticamente el ansiado campeonato.

Sin embargo, la celebración del Liverpool llegará más temprano que tarde, ya que sacan 23 puntos de ventaja a los de Pep Guardiola, que aún tienen 27 unidades en disputa.